lunes, 19 de enero de 2009

Definitivamente, el día de luto ha de ser lluvioso, calmo, silente testigo del paso... del tiempo y del ocaso...