miércoles, 28 de enero de 2009

Las peticiones de la más variada índole empiezan a abrumarme... Ni siquiera dispongo de tiempo para responderlas por e-mail, teléfono,...