lunes, 26 de enero de 2009

Un extraño lunes, sin trabajar, sin comer, sin salir de casa, todo gracias a una gastroenteritis de caballo...