sábado, 24 de enero de 2009

“No hay nada más peligroso que una persona aburrida” (Raquel Hernández, 45 años, cajera) [En Peluche