martes, 27 de enero de 2009

Hemos sobrevivido a un viaje infernal entre charcas y piscinas, habiendo descubierto que el coche es anfibio...