lunes, 19 de enero de 2009

Ahora también comprendo cómo la edad se mide por el número de amigos y familiares a cuyos funerales asistimos...