viernes, 9 de enero de 2009

Recuerda que cualquier momento es suficientemente bueno para comenzar algo grande y que ninguno es tan terrible como para claudicar.