sábado, 10 de enero de 2009

Por las almohadillas cartilaginosas de la columna vertebral que se comprimen, somos un centímetro más altos por la mañana que por la tarde.