viernes, 2 de enero de 2009

Nerón, emperador romano, hacía ejecutar a los espectadores de teatro que consideraba que no habían aplaudido con suficiente entusiasmo.