sábado, 10 de enero de 2009

Me sorprende que la vanidad apenas se desvanece con la edad... Lástima.