domingo, 18 de enero de 2009

Estados Unidos cuenta con unas infraestructuras ferroviarias que sólo pueden entusiasmar a los Picapiedra y a los de la plataforma anti-TAV.