lunes, 5 de enero de 2009

Esta crisis también provoca un cierto despilfarro. ¿Para qué ahorrar si luego se pierde todo en el banco?