domingo, 4 de enero de 2009

¡Ah, la tranquilidad de la madrugada dominical!
Sólo rota por algún adolescente malcriado que retorna hacia Portugalete,...