sábado, 11 de octubre de 2008

Madrugada de un sábado de octubre... Y yo pensaba: ¡Qué poco queda para el verano! Sólo queda un otoño, un invierno y una primavera...