viernes, 31 de octubre de 2008

Primero no hubo SIMO en Madrid, y ahora peligra el Salón del Automóvil de Barcelona. ¿Se acabó lo presencial (y fastuoso)?