viernes, 31 de octubre de 2008

El redefinitivo adiós y ¡hasta mañana! Se me caen los párpados al suelo...