miércoles, 8 de octubre de 2008

¡A la batalla diaria.. sin caballo ni agua... sin tregua ni nada... sólo por la soldada!