jueves, 9 de octubre de 2008

Creo en el proverbio escocés El trabajo duro no ha matado a ningún hombre. Los hombres mueren de aburrimiento. No mueren por trabajar duro.