lunes, 29 de septiembre de 2008

Madrugando, tras sólo cinco horas de sueño. La culpa fue de la Coca-Cola... que ya no acostumbro a beber...