sábado, 27 de septiembre de 2008

La altivez de Al Gore en 2000, suspirando ruidosamente cuando las respuestas de Bush no le gustaban, exasperaron a los telespectadores.