martes, 26 de agosto de 2008

Todos sabemos que las fechas de caducidad son falsas; sólo están ahí, como los heavies, para dar miedo a las madres. – Agustín Fernández Mallo