domingo, 31 de agosto de 2008

Si las empresas gastaran la misma cantidad de dinero en mejorar sus productos que lo que gastan en anunciarlos, no necesitarían anunciarlos.