viernes, 22 de agosto de 2008

Las tapas de las alcantarillas son redondas por una sencilla cuestión geométrica: Si fueran cuadradas, se podrían caer por el agujero.