martes, 26 de agosto de 2008

http://ping.fm/48IXE La puerta de la felicidad se abre hacia dentro. Hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más.