martes, 16 de diciembre de 2008

“Vive rápido, muere joven y deja un bonito cadáver” se atribuye erróneamente a James Dean.