viernes, 26 de diciembre de 2008

El despertador suena, como todos los días, y me despierta con un sueño: Las gafas de presbicia