jueves, 4 de diciembre de 2008

Un sólo árbol absorbe el humo de 100 coches, lo que les convierte en un elemento fundamental para la respiración de animales y humanos.