domingo, 21 de diciembre de 2008

Los interfaces de las redes utilizan ya la palabra «amigo» con tanta libertad que es muy posible que empiece a perder pronto su significado.