viernes, 21 de noviembre de 2008

Un ciudadano medio no utiliza más allá de 1.000 palabras y sólo los muy cultos alcanzan los 5.000. Algunos jóvenes sólo 240 palabras.