sábado, 29 de noviembre de 2008

¿Y qué hace falta para acertar? Sólo mantener los ojos y oídos abiertos, y no confundir deseos con realidad...