sábado, 8 de noviembre de 2008

Estar jubilado debe ser como vivir en sábado permanentemente: ayer (por la tarde) fue fiesta y mañana también lo será (fiesta).