martes, 18 de noviembre de 2008

El sistema de los números arábigos tardó en aceptarse, pues la Iglesia consideraba el cero como producto de la magia árabe, un número infiel