viernes, 14 de noviembre de 2008

Con los años voy descubriendo que la sinceridad, desnuda, clara, limpia, blanca e ingenua, es el alma (que no el arma) definitiva...